itinerarios

A partir de mi desarrollo clínico, mis inquietudes me llevaron a realizar un trabajo de compilación que se vio reflejado en mi primer libro Más allá de pactos y traiciones con su glosario Devenir de las ideas de una Institución de terapia familiar

Los modelos y las prácticas ofrecidas en este libro, me dispararon a seguir investigando en el área familiar de las relaciones fraternas.

Hace diez años que soy gestora y directora de mis proyectos, a mi cargo económico y responsabilidad para lo cual convoqué a un equipo de profesionales de distintas áreas. La tarea de investigación pertenece a las diversidades familiares dentro de una de las áreas de lo fraterno en instituciones, en la clínica, en historias de vida.
Para este proyecto de investigación, he trabajado en varias etapas.

La construcción del marco teórico de la investigación tuvo como meta central la intención de tomar a la diversidad como tal y no reducirla a meras variaciones o determinaciones de lo mismo.

Se trata de comprender cómo en cada historia la Unidad Múltiple que es la familia ha tomado forma, seguir el devenir a partir de los acontecimientos, buscar la dinámica de las configuraciones que va adoptando la organización en el tiempo. Desde esta mirada hemos encontrado que la configuración de lo fraterno-fraterno no se construye “en contra de”, o “en vez de”. No es sustitutiva, ni antagónica, es suplementaria en el sentido de que aporta complejidad, diferencia y singularidad.

Lo fraterno-fraterno se va construyendo en el devenir de cada organización familiar –o desorganización familiar–. No es el resultado del despliegue de invariantes estructurales ni sistémicas sino que se anuda a partir de acontecimientos. No está determinada por el eje parento-filial, aunque se articula e interacciona con él, lo fraterno se despliega en una autonomía relativa no reglada por lo vertical aunque pueda estar “sesgada” por la interacción. La interacción entre diversos niveles influye a todos los que están en relación pero no determina a ninguno de ellos. La autonomía de cada eje dimensional no debe confundirse con una independencia absoluta, ni con una falta de lazo, sino que lleva implícita la posibilidad de la elección. La autonomía no es lo que me constituye desde “afuera” ni “a priori”, sino lo que se da en el proceso relacional a partir del afecto y la posibilidad de elegir. Se abre así la posibilidad de una “lógica” de lo fraterno que es del orden del acontecimiento. Estamos entonces ante el desafío de pensar los vínculos familiares desde un enfoque de la complejidad, más allá de los modelos abstractos y en relación a las prácticas vitales de la contemporaneidad. Al focalizar nuestro interés en las relaciones fraterno-fraterno en su especificidad, encontramos que esto daba más grados de libertad a la organización familiar, que también teníamos que considerar nuevas y diferentes restricciones, pero que esto nos permitía dar cuenta de una manera mucho más rica y abierta de la producción de subjetividad en las interacciones y circulaciones vinculares.

Tenemos hoy nuevas herramientas conceptuales y epistemológicas para enfrentar las dificultades prácticas que surgen en la clínica y en nuestro vivir cotidiano a partir del aflojamiento y fragilización de los lazos sociales. La noción misma de hermandad ha entrado en crisis junto con la familia nuclear y los modelos relacionales de la modernidad. La investigación intenta buscar en qué consisten hoy las prácticas y el lenguaje de la hermandad. La matriz general del proyecto busca desarrollar nuevos modos de comprensión de las subjetividades que hagan lugar a la diversidad de las formas de vida y de relación en la contemporaneidad. En particular, hemos focalizado en los vínculos no reglados, abiertos a los acontecimientos, como el fraterno-fraterno electivo que nos permitió encontrar las fisuras y líneas de fuga entre las distintas instituciones y dimensiones que constituyen la trama de nuestra vida: lo legal, lo legítimo, lo afectivo, lo relacional, etcétera.

A partir de estas líneas de fuga se despliegan una diversidad de configuraciones vinculares que nos llevan a cuestionar las nociones clásicas de sistemas y estructuras para pensar las dinámicas, los flujos y los cambios. Las diversidades familiares nos plantean desafíos importantísimos a nuestros sistemas categoriales, al lenguaje mismo de los vínculos y por supuesto a nuestras teorías y modelizaciones. Tomar en serio la diversidad, pensarla como tal y no en relación a “lo mismo”, sin asirnos a invariantes estructurales, nos lleva hacia nuevos territorios que se van “haciendo al andar”, creando nuevas configuraciones que hoy nos aparecen como una “terra incognita” y que estamos comenzando a explorar en esta investigación.

El resultado de esta etapa del proyecto de investigación interdisciplinaria que fue publicada en el libro: Sangre o elección, construcción fraterna, Juana Droeven (comp.), Editorial del Zorzal, Buenos Aires, 2002.

En este libro se abre un interrogante. Ante la pregunta aparentemente banal, ¿qué es un hermano hoy? Cuando se empieza a pensar, comienzan a emerger las sorpresas, los imprevistos y a dibujarse otros paisajes. Para esta travesía se convocó a profesionales de diferentes disciplinas y estilos que aportaron distintas miradas desde la semiología (diarios y televisión), la historia, los medios, la religión, la historia en el campo de las disciplinas psicológicas, la epistemología. El foco ha sido puesto sobre la hermandad desde sí misma desencadenando una actividad historizante y su producción de subjetividad. Desde esta mirada la relación de hermanos cobra una dimensión particularmente destacada.

Los hallazgos más importantes de esta investigación muestran claramente que “los hermanos no están ausentes en la vida sino en las historias de vida, pues las historias de vida son resultados de las estrategias institucionales de tutela”. En las historias de vida tomadas en la investigación desarrollada en el CAINA (Centro de Día Programa Integral Departamento de Atención Integral a Chicos de la Calle, Dirección General de la Familia y el Menor, Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires). Este estudio reconoce constatar que la ausencia de la fraternidad en los chicos de la calle no se correspondía con la ausencia efectiva de vínculos fraternos, sino con la imposibilidad institucional de considerar como una realidad esos vínculos efectivos en chicos supuestamente desprovistos de cualquier andamiaje.

Las historias de vida de chicos de la calle presentaban una curiosidad: la historia fraterna de estos chicos quedaba absolutamente fuera de registro. ¿A qué podía deberse? en las instituciones del cuidado de los chicos de la calle De la lectura del material instruida por esa experiencia y una serie de encuentros, surge un artículo en el que se desarrolla una potente hipótesis: los hermanos no están ausentes en las vidas sino en las historias de vida, pues las historias de vida son un producto de las estrategias institucionales de tutela. La ausencia de la fraternidad en los chicos de la calle no se debe a la ausencia efectiva de vínculos fraternos sino a la imposibilidad institucional de considerar como una realidad esos vínculos efectivos en chicos supuestamente desprovistos de cualquier andamiaje. En el artículo se investigan las razones teóricas e institucionales de esa imposibilidad.

En esta segunda etapa del proyecto de investigación en la línea de las singularidades fraternas, me presenté como directora de mi propio proyecto al Subsidio del Fondo de Cultura de Buenos Aires, Programa Metropolitano fomentos de la cultura, las artes y las ciencias durante la gobernación de Aníbal Ibarra, en el año 2005.
Fui subsidiada por la Secretaría de Cultura a los fines de editar un libro: Te acordás hermano…? Figuras de lo fraterno. Biblos, Buenos Aires, 2009.

Los resultados más destacados de esa etapa pudimos relacionarlos con la verificación en diversos contextos de la incapacidad institucional para visualizar, incluir y valorar lo fraterno. La hermandad como tal simplemente no ha sido considerada ni registrada, ni como problema ni como solución al problema. Los hermanos solo son percibidos como apéndices de las relaciones verticales debido a una doble proscripción: la que proviene del modelo familiar instituido por el estado moderno y luego refrendada por los modelos terapéuticos que siempre han funcionado como legitimadores “científicos” del imaginario social. Recién en las últimas décadas y solo desde ciertos enfoques se ha comenzado a resquebrajar esta proscripción. En particular deben destacarse en este sentido los enfoques del programa que la OMS formalizó hace diez años, "Rehabilitación Basada en la Comunidad" (RBC). Desde estos nuevos modos de abordaje terapéutico se ha estimulado la inclusión y participación de miembros de la comunidad (vecinos, amigos, parientes o no, etc.) en el proceso de atención. Aunque cuando no están focalizadas específicamente en la hermandad estas prácticas han ampliado notablemente el foco de la mirada institucional, entendiendo que lo terapéutico implica la reconstrucción o el fortalecimiento del "lazo social" de quien tiene el trastorno, y que esta tarea sólo puede hacerse en el contexto social real de la persona.

Actualmente, sigo como Directora de mis propios proyectos por la importancia que tiene lo fraterno con la extensión creciente de las nuevas configuraciones vinculares.

En esta tercera etapa surge como objetivo de estudio la constatación de la urgencia y el valor de incluir lo fraterno, por la ausencia en las instituciones de un espacio que resulte vinculado a lo fraterno es la consecuencia de una estructura hospitalaria y de atención de salud que surgió y se estableció bajo una concepción individualista de la salud y nuclear de la familia. Estos imaginarios y las formas de vida que los encarnaron están viviendo un proceso acelerado de transformación que afecta a las instituciones pero que estas no pueden contener, pues siguen aferradas a los marcos conceptuales que las gestaron.

Explorar el grado de percepción e invisibilidad del vínculo fraterno y las modalidades en que se expresa en la atención de Salud Mental en Hospitales públicos. Y en las instituciones de menores que están en conflicto con la ley penal.

Como directora y autogestora de mis proyectos, sigue en curso la investigación sobre el Vocabulario general de la cuestión “hermanos”. El estudio analiza cien entrevistas personales y autoadministradas, con el objetivo de reconstruir el universo semántico de la cuestión “hermanos”. Este trabajo intenta establecer las características de un léxico común entre los entrevistados, que permita verificar la existencia de un vocabulario general para todos los sujetos entrevistados.

INICIO